ANTONI PADRÓS

Cineasta catalán underground, autor de una obra subversiva, irónica y iconoclasta. Empezó a pintar a los inicios de los años sesenta. El 1966 expone una selección de obras a Sala Gaspar de Barcelona y, el 1967, participa en la IX Bienal paulistana. Su pintura proyecta una mirada sardónica, abiertamente polémica, sobre la incipiente sociedad de consumo (somos a los años del desarrollismo), y establece un diálogo ideal en distancia con los maestros del pop-arte. Mientras trabajaba a la banca y se dedicaba a la pintura, el 1968 asistió a unos cursos en la escuela de cine Aixelà y empezó a hacer películas, primero en súper-8 – Pim, pam pum, revolució (1970), Ice Cream (1970), Swedenborg (1971) y Els tres porquets (1972)-, todas protagonizadas por Rosa Morata, su actriz fetiche, y después en 16 mm – Lock-Out (1972) y Shirley Temple Story (1976)-, que obtuvieron premios en festivales internacionales, pero nunca se estrenaron en España.

 

antonipadrosentrevista

Anuncios